Ir al contenido principal

Violado por la ley



El 7 de julio de 2016, cinco hombres violaron a una joven en Pamplona. El 26 de abril, fueron sentenciados por abuso sexual simple. Tollé en el país. Una violación más.

Desde que se hizo pública el 26 de abril, la decisión del tribunal de eximir los cinco miembros de la "manada" (se les llamó "el paquete") de la violación en grupo de una mujer joven durante las fiestas de San Fermín en Pamplona, ​​manifestaciones de protesta, indignación contra esta decisión judicial se organizaron en muchas ciudades españolas. A pesar de haber reconocido que la chica estaba desnuda contra su voluntad en un espacio estrecho, sin esperanza y rodeado de Prensa José Ángel Escudero Jesús Ángel Boza, Cabezuelo militar Alfonso Jesús y el policía Manuel Antonio Guerrero todo "más viejo que ella y constitución fuerte", el juicio niega que hubo intimidación y violencia y reclasificó el crimen como "abuso sexual", reduciendo la pena de 24 a 9 años de prisión.
Mientras que el movimiento feminista maneja y hace visible su enojo, el Parlamento Europeo debate, a petición de Podemos y en contra del atractivo del Partido Popular, sobre la obligación o no de España de aplicar los convenios internacionales relativos a la violencia sexual. El ciudadano entonces se pregunta con asombro: ¿cómo es posible que tales acuerdos no se hayan aplicado ya en España? ¿Cuál es el protocolo según el cual se juzgan los crímenes de violencia sexual en este país europeo?
El conflicto actual entre los cuerpos violados y potencialmente violables y sus jueces nos obliga a reconocer que el estado español sigue siendo un ejemplo de la yuxtaposición de al menos tres regímenes, tres modelos contradictorios de la verdad y la producción de justicia. En una estructura legal franquista y patriarcal, se injertaron algunos protocolos democráticos y se rociaron con métodos de verificación posmodernos que fueron posibles gracias a las técnicas digitales.
En las últimas seis horas, no he podido hacer otra cosa que leer las 371 páginas inaudibles que conforman la decisión judicial completa, y que no podría ser de otra manera en un régimen post-legal. -franquiste numérique - están disponibles en PDF en la página web de un periódico importante (1). La decisión del tribunal que recomiendo leer solo a personas con un estómago resistente y una fuerte red de apoyo psicológico, podría leerse como una historia de Stephen King a la espera de un epílogo de Virginie Despentes .
Se lee, en este documento legal extraño que mientras el demandante se encontraba en un estado de shock, "ha sido penetrado por vía oral todos los acusados, por vía vaginal por Alfonso Jesús Cabezuelo y José Ángel Prenda, este último en dos ocasiones, y Jesús Domínguez Escudero que ha penetrado analmente por tercera vez, los dos últimos han eyaculado sin usar condones. "Durante el curso de los acontecimientos, dos de los hombres involucrados han grabado videos con sus teléfonos y tomaron fotos, las cuales será distribuido en las redes sociales. La misma noche del incidente, uno de los acusados ​​envió varios mensajes de Whatsapp a "Pack and San Fermin" con su teléfono móvil, en el que escribió "The Five fucking a girl". , "Difícil de decir porque era tan grande",
Frente a estos hechos, el juez Ricardo González decidió absolver a los cinco hombres del delito de agresión sexual y violación alegando que en los videos grabados por el acusado, observa que solo cinco hombres y una mujer practican "actos". en la atmósfera de celebración y regocijo ". El lector se pregunta si, al caracterizar una violación como una fiesta, el magistrado se refiere a cómo históricamente se ha permitido que los hombres se regocijen en la práctica colectiva de la violación. violencia sexual La decisión del tribunal incluye una teoría de género, una estética de la pornografía y un tratado sobre el placer sexual desde un punto de vista patriarcal. Las imágenes, asegura el magistrado, son "ciertamente de contenido inquietante", pero considera que se trata de"Una relación sexual burda y desinhibida, practicada entre cinco hombres y una mujer, en un ambiente sórdido, descuidado e inhóspito en el que ninguno de ellos (o la mujer) muestra ningún signo de modestia, ni en la exposición de su cuerpo o genitales, o en los movimientos, posturas y actitudes que adoptan "¿El magistrado esperaba que las personas involucradas en la violación, los atacantes y la víctima prepararan la escena y se movieran con modestia y elegancia? "Puedo discernir, dijo el juez, en cualquiera de los vídeos y las fotografías no muestran signos de violencia, fuerza o repentino ejercido por los hombres sobre las mujeres, que no puede interpretar sus gestos, o en sus palabras, este que eran audibles para mí o burla o desprecio, ni la humillación ni alarde de algún tipo. "Pero ¿cuál es la relación entre la burla, el desprecio, la humillación o bravatas con la imposición violenta de un acto sexual?
La crisis que este asunto ha creado es el resultado del conflicto abierto entre las convenciones sociales que rigen las instituciones judiciales y el proceso actual de emancipación feminista. El grito de "No nos representas"anteriormente se dirigió a los políticos ahora se extiende a los diferentes niveles de las instituciones judiciales. En el régimen jurídico posfranquista, las técnicas de visibilidad y acceso público a la evidencia provista mediante la grabación y difusión de la imagen, las redes sociales e Internet no conducen a una mayor democratización procesos judiciales, pero operan como suplementos de disfrute patriarcal. El inconsciente legal patriarcal se alimenta de un torbellino de mensajes, tweets, hashtags y redes de Facebook ... Los magistrados miran la evidencia como si estuvieran viendo pornografía y solo les preocupa el mejor disfrute. Las imágenes grabadas durante la agresión y los mensajes explícitos difundidos en las redes sociales no sirven como evidencia incriminatoria, pero son apoyos narrativos que confirman la misoginia del sistema judicial. La decisión judicial se convierte así en un nuevo ritual público en el que el sistema judicial repite y (nuevamente) disfruta de la violación.
Entonces hubo dos violaciones rituales. Uno tuvo lugar frente a un portal en una calle de Pamplona el 7 de julio de 2016. El segundo tuvo lugar en un tribunal del estado español, al que asistieron abogados y jueces. El primer ritual buscaba placer adicional y soberanía masculina y fue ejercido con violencia por cinco hombres sobre una sola persona desarmada. El segundo ritual tiene como objetivo proteger los derechos de los hombres a usar legítimamente la violencia para obtener servicios sexuales. Si la primera violación es de carácter privado, la segunda es aún más grave ya que está legitimada por el poder judicial. La decisión del tribunal es una penetración sin consentimiento. Los jueces ponen una verga en cada una de nuestras bocas en contra de nuestra voluntad. Las declaraciones del magistrado operan como una eyaculación médico-judicial sobre nuestros derechos. Una vez más, la respuesta no puede ser reformista sino revolucionaria: no se trata solo de modificar esta decisión de justicia, sino de despolarizar las instituciones judiciales modificando su política de los tipos y sus técnicas de producción de la verdad.
Esta columna es proporcionada alternativamente por Marcela Iacub y Paul B.Preciado.

Comentarios

Publicar un comentario